Rafael Alberti

Goya

F. Goya, detalle de El entierro de la sardina
Pensemos en el caso de Rafael Alberti, poeta de la denominada generación del 27, afiliado al partido comunista, apasionado de los toros y en absoluto pacifista, es decir, hijo de su tiempo. Mucha de su literatura puede resultar aparentemente crítica, y sin embargo no lo es. También puede parecer comprometida o engagée, pero en realidad tampoco lo está. Porque su crítica se detiene ante los dogmas y prejuicios de su propia ideología comunista, socialista o republicana, o de su españolismo histórico, y porque su “compromiso” ha sido meramente verbal o exclusivamente poético, cuando no inevitable y forzado (el exilio). En su poema “Goya”, Alberti parece ofrecernos una crítica de la realidad social y política de España a través de la pintura del aragonés. Y sin embargo el lector podrá observar que ante la apariencia de la crítica lo único que hay es un juego poético sobre una obra pictórica. Porque la crítica no está en Alberti, sino en Goya, es decir, no está en la poesía, sino en la pintura. ¿Qué sentido tiene hacer, como hace Alberti, en 1948, una crítica a la Inquisición, a la España del siglo XVIII, a la guerra, a la sociedad, a la religión, a la monarquía, a los Borbones, o a la violencia? Tiene el sentido de la crítica anacrónica y extemporánea. Es, en suma, la crítica de quienes nadan y guardan la ropa. Eso sí, muy hermosamente. Léase, si no, el poema, y compruébese cómo el autor es un lúdico “fingidor” y un juguetón artífice de simulacros críticos. La verdad y la crítica están en Goya, no en Alberti.

                    La dulzura, el estupro,
                    la risa, la violencia,
                    la sonrisa, la sangre,
                    el cadalso, la feria.
                    Hay un diablo demente persiguiendo
                    a cuchillo la luz y las tinieblas.

                    De ti me guardo un ojo en el incendio.
                    A ti te dentelleo la cabeza.
                    Te hago crujir los húmeros. Te sorbo
                    el caracol que te hurga en una oreja.
                    A ti te entierro solamente
                    en el barro las piernas.
                    Una pierna.
                    Otra pierna.
                        Golpea.

                    ¡Huir!
                    Pero quedarse para ver,
                    para morirse sin morir.

                    ¡Oh luz de enfermería!
                    Ruedo tuerto de la alegría.
                    Aspavientos de la agonía.
                    Cuando todo se cae
                    y en adefesio España se desvae
                    y una escoba se aleja.
                        Volar.
                    El demonio, senos de vieja.
                    Y el torero,
                    Pedro Romero.
                    Y el desangrado en amarillo,
                    Pepe-Hillo.
                    Y el anverso
                    de la duquesa con reverso.
                    Y la Borbón esperpenticia
                    con su Borbón espertenticio.
                    Y la pericia
                    de la mano del Santo Oficio.
                    Y el escarmiento
                    del más espantajado
                    fusilamiento.
                    Y el repolludo
                    cardenal narigado,
                    narigudo.
                    Y la puesta de sol en la Pradera.
                    Y el embozado
                    con su chistera.
                    Y la gracia de la desgracia.
                    Y la desgracia de la gracia.
                    Y la poesía
                    de la pintura clara
                    y la sombría.
                    Y el mascarón
                    que se dispara
                    para
                    bailar en la procesión.

                    El mascarón, la muerte,
                    la Corte, la carencia,
                    el vómito, la ronda,
                    la hartura, el hambre negra,
                    el cornalón, el sueño,
                    la paz, la guerra.

                    ¿De dónde vienes tú, gayumbo extraño, animal fino,
                    corniveleto,
                    rojo y zaíno?
                    ¿De dónde vienes, funeral,
                    feto,
                    irreal
                    disparate real,
                    boceto,
                    alto
                    cobalto,
                    nube rosa,
                    arboleda,
                    seda umbrosa,
                    jubilosa
                    seda?

                    Duendecitos. Soplones.
                    Despacha, que despiertan.
                    El sí pronuncian y la mano alargan
                    al primero que llega.
                    Ya es hora.
                       ¡Gaudeamus!
                        Buen viaje.
                    Sueño de la mentira.
                        Y un entierro
                    que verdaderamente amedrenta al paisaje.

                    Pintor.
                    En tu inmortalidad llore la Gracia
                    y sonría el Horror[1].

Alberti ofrece aquí un ejemplo perfecto de Literatura sofisticada o reconstructivista que pasa, aparentemente, por ser Literatura crítica o indicativa, cuando sin embargo no lo es, porque ni siquiera es Literatura programática o imperativa. Insisto en que la crítica que contiene el poema está en Goya, no en Alberti. No es crítico el poema, sino la pintura de Goya. Alberti aquí es lúdico, brillante, sofisticado, reconstructivista, a partir de los lienzos de este pintor afrancesado e ilustrado, de una crítica a la realidad española que se enuncia, poética y recreativamente, de forma por completo anacrónica e intempestiva, pero de un modo muy atractivo y seductor.

Jesús G. Maestro, Genealogía de la Literatura, 2012, pp. 281-283.



Entradas relacionadas en el GLOSARIO



Bibliografía







[1] Rafael Alberti (1948/1988: 347-349), “Goya”, A la Pintura. Poema del color y la línea.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...