Modelo gnoseológico de la Literatura Comparada

Glosario



Robert de Vaugondy, Viejo mundo
De los cuatro modos de las ciencias expuestos en la Teoría del Cierre Categorial de Bueno (1992) —definiciones, clasificaciones, demostraciones y modelos—, son estos últimos, los modelos, los que permiten dar cuenta del modus operandi de la Literatura Comparada.
En el caso de la Teoría de la Literatura, el modo más adecuado no corresponde a los modelos, sino a las definiciones y a las demostraciones y, sobre todo, a las clasificaciones. ¿Por qué? Porque la Teoría de la Literatura procede mediante a) relaciones que dan lugar a términos [R > T] (clasificaciones), b) uso de términos que dan lugar a nuevos términos [T > T] (definiciones) y c) uso de relaciones que dan lugar a nuevas relaciones [R > R] (demostraciones). Por su parte, la Literatura Comparada opera esencialmente mediante la comparación de materiales literarios entre sí, es decir, mediante la relación de términos, de modo que dados los términos literarios (autor, obra, lector, transductor) se procede a su relación crítica [T > R].
Se observa de este modo que las clasificaciones (relaciones que dan lugar a términos), tan propias y útiles de una Teoría de la Literatura, no ayudan mucho a la Literatura Comparada, disciplina en la que los modelos, es decir, las relaciones obtenidas a partir de términos, son las relaciones decisivas, desde el momento en que en ellas se objetiva, operatoriamente, esto es, gnoseológicamente (material y formalmente), la comparación.
Los términos del campo de la Literatura son, como sabemos, autor, obra, lector y transductor. Lo que hace la Literatura Comparada es relacionar estos términos tomándolos de sistemas literarios diferentes, dadas sus condiciones lingüísticas, históricas, geográficas, culturales, etc... De este modo, el teórico de la literatura se enfrenta a un cuadro en el que el eje de ordenadas y el eje de abscisas disponen los términos cuyo cruce da lugar a las relaciones. El cierre categorial se produce cuando operatoriamente se agotan las posibilidades factibles de establecer nuevas relaciones más allá de los límites del campo categorial de la literatura, porque todas las variantes están objetivadas como posibilidades reales dentro de la metodología de la teoría de la literatura y dentro de la ontología de la literatura, gnoseológicamente organizada mediante la figura de la relación, es decir, como Literatura Comparada.


Eje de abscisas o etic (x)


            Eje de ordenadas o emic (y)



Si tenemos en cuenta que las relaciones pueden ser, según su construcción, de isología (igualdad de valencias entre términos relacionados) o de heterología (desigualdad de valencias), por un lado, y, por otro, según su estructuración, de distribución (igualdad en las características partitivas de los términos relacionados) o de atribución (especificidad en las características partitivas de los términos relacionados), tendríamos el siguiente Modelo:


Modelo
Autor
Obra
Lectores
Transductores

Autor
Isología
Atributivo
Heterología
Atributivo
Heterología
Distributivo
Heterología
Distributivo

Obra
Heterología
Atributivo
Isología
Atributivo
Heterología
Distributivo
Heterología
Distributivo

Lector
Heterología
Atributivo
Heterología
Atributivo
Isología
Distributivo
Heterología
Distributivo

Transductor
Heterología
Atributivo
Heterología
Atributivo
Heterología
Distributivo
Isología
Distributivo

                                                            
Ahora bien, a este modelo gnoseológico hay que añadirle los contenidos de una Literatura Comparada, es decir, su ontología: los términos literarios de su campo categorial. Como se trata de modelos, o functores predicativos, esto es, contextos determinantes o armaduras que establecen relaciones definidas a partir de los términos del campo gnoseológico, el resultado es, como he indicado anteriormente, la constitución de metros (modelos isológicos atributivos), paradigmas (modelos isológicos distributivos), prototipos (modelos heterológicos atributivos) y cánones (modelos heterológicos distributivos), de tal manera que éste será, en consecuencia, el Modelo gnoseológico de la Literatura Comparada, o Modi sciendi comparationis litterariae (modos científicos de la comparación literaria).


Modelo gnoseológico
de la Literatura Comparada


Modelo
Autor
Obra
Lectores
Transductores

Autor
Isología
Atributivo
metro
Heterología
Atributivo
prototipo
Heterología
Distributivo
canon
Heterología
Distributivo
canon

Obra
Heterología
Atributivo
prototipo
Isología
Atributivo
metro
Heterología
Distributivo
canon
Heterología
Distributivo
canon

Lector
Heterología
Atributivo
prototipo
Heterología
Atributivo
prototipo
Isología
Distributivo
paradigma
Heterología
Distributivo
canon

Transductor
Heterología
Atributivo
prototipo
Heterología
Atributivo
prototipo
Heterología
Distributivo
canon
Isología
Distributivo
paradigma


La correcta lectura o interpretación de este cuadro, en el que se objetiva el Modelo gnoseológico de la Literatura Comparada, exige tener en cuenta la implantación de la Literatura Comparada en cada uno de los tres ejes del espacio gnoseológico (sintáctico, semántico y pragmático).





Términos relacionados




Glosario

      ► Índice completo de términos



Bibliografía

  • Véase la sección correspondiente AQUÍ.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...