Pedagogo es el que enseña lo que no sabe

Icásticas teselas

CC0 1.0
Pedagogo es el que enseña lo que no sabe
Pero esto era antes. Hoy día el pedagogo es alguien mucho más peligroso. Hoy día el pedagogo es de hecho un agente que trabaja, de forma profesional y muy bien pagada, para destruir por completo la educación científica del ser humano con fines diversos, y en colaboración creciente con diferentes fuerzas políticas y académicas, sociales y familiares.
Durante siglos la posibilidad de aprender a leer y a escribir era un privilegio. Apenas con el siglo XX se ha conseguido que casi todo el mundo acceda a una educación pública, al menos en los países llamados occidentales.
Cuando esto se ha conseguido, nos encontramos con la aparición de figuras sociales, promocionadas por la prensa y los medios de comunicación que sirven a sus respectivos intereses políticos, cuyo objetivo es imponer paulatinamente una educación basada en el vacío, en la ignorancia y en la anulación de la inteligencia humana.
Ya no vale decir que sorprende que padres y profesores acepten esta anulación intelectual de sus alumnos y de sus hijos. El tiempo de las sorpresas ya ha pasado. Esto es una guerra, donde a un lado están los activistas, los pedagogos, los farsantes, los destructores de la educación, y al otro están las víctimas.
No hay, ni habrá, ninguna realidad política que apoye y promueva el desarrollo intelectual y científico del ser humano en su infancia. Tampoco en su adolescencia ni en su más temprana juventud. ¿Para qué? Y no la hay porque no interesa que la haya. La mejor forma de destruir la educación es vaciarla de contenido, y acreditar ese vacío como la más excelente de las pedagogías. Alea iacta est.
La educación científica no es tanto cuestión de recursos cuando de contenidos. El esfuerzo humano por formar un buen profesor es muy superior al esfuerzo económico de dotar de recursos a un centro de enseñanza.
Poco o nada importan a estas alturas las palabras. Los hechos de una educación sin contenidos crecen de forma determinante. Y con el aplauso de quienes deberían impedirlo.
Los niños reciben actualmente una educación científica que está muy por debajo de las exigencias de la realidad a la que van a enfrentarse. Su destino, en poquísimos años, será el de ser triturados por un mundo en el cual, por sus deficiencias intelectuales, no sobrevivirán, porque no podrán.
Cada uno de estos niños protagonizará su propia tragedia: el fracaso irreversible.
El objetivo de la educación es hacer al ser humano compatible con la realidad, ¿para qué?, pues para poder sobrevivir en ella.
La educación actual, promovida por pedagogos como el de esta noticia, tiene como fin destruir completamente la inteligencia del ser humano.
Es un objetivo político en marcha.
El profesor es ya, de hecho y de derecho, un pelele. Algunos ya se visten como tales, porque tienen muy bien asumido su papel. Los peleles siempre ha vestido de forma muy informal.
¿No queréis que vuestros hijos hagan deberes? Contádselo a los chinos cuando los pongan a trabajar 18 horas al día para ellos. Ojalá viváis lo suficiente para verlo.
Jesús G. Maestro


Índice general



Imperativo racionalista

Debe lucharse con todo el razonamiento contra quien, 
suprimiendo la ciencia, el pensamiento y el intelecto, 
pretende afirmar algo, sea como fuere.

Platón, Sofista (249c)



Presentación






Crítica de la Razón Literaria.

El Materialismo Filosófico como Teoría de la Literatura





Videoteca






Obra disponible en internet






Cursos Masivos y Abiertos en Internet · MOOC's






Obra científica e investigadora






Obra editorial





Secciones de este blog






*     *     *

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...